La suerte que corren los coches en los desguaces

La actividad de los desguaces es muy sencilla, reutilizan piezas de coches o diversos vehículos. En el año dos mil se llevaron a los desguaces unos trece millones de vehículos en la unión europea, de esta manera se gestionaron la baja y destrucción de estos vehículos en centros autorizados.

Existen desguaces para coches, motos, camiones y tractores e incluso en zonas costeras desguaces de botes y pequeñas embarcaciones, ya que independientemente de la clase de vehículo que sea debe de seguir el mismo protocolo de reciclaje y destrucción de los componentes que ya no tienen vida útil. La manera más económica de reparar un vehículo que ha sufrido un accidente o algún tipo de avería es sin lugar a dudas, la que nos ofrecen en los desguaces, ya que las piezas provienen de otros coches siniestrados o desechados porque ya no pueden  circular. En los desguaces se reciclan la mayoría de las piezas que entran en sus instalaciones, los residuos más contaminantes son derivados a centros especializados para evitar posibles contaminaciones del entorno.

Los más beneficiados sin duda alguna son los talleres mecánicos, ya que al adquirir piezas de los desguaces pueden hacer la reparaciones de los vehículos que llegan a sus talleres de una manera más económica ya que las piezas de los desguaces suelen oscilar entre un setenta y cinco y un ochenta por ciento más baratas que comprándolas nuevas. Lo bueno de comprar en un desguace es que las piezas que adquirimos están totalmente revisadas y por lo general suelen venir acompañadas con algunos meses de garantía.

Si lo que tenemos son cochesparadesguace solo tenemos que contactar con el desguace más cercano y después de que nos hagan una oferta por el vehículo en cuestión, vendrán a recogerlo de ser necesario, de allí será llevado al centro de reciclado en el que será tratado por los especialistas para obtener de él las piezas que pueden ser recicladas y puestas a la venta. Con el resto del vehículo habitualmente se vende a chatarreros para su posterior reciclaje, así con el proceso adecuado la carrocería de nuestro coche podrá llegar a ser cualquier otro objeto. Los líquidos y demás materiales contaminantes son destruidos en zonas habilitadas para ello. Así si llevamos nuestro coche al desguace podemos estar tranquilos y seguros de que lo que hemos hecho ha sido lo correcto.

Be the first to comment on "La suerte que corren los coches en los desguaces"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*