Los refranes son graciosos por excelencia

Por lo general, presentan dentro de su estructura literaria la ironía y el humor. Estos recursos conllevan a que estas frases tengan gracia y generen una sonrisa a quien los escucha, y en muchas ocasiones ese humor negro representa justamente los sarcasmos de la vida y eso se debe ciertamente a que estos dichos se basan en ella.

Cada refrán definitivamente encierra una verdad, pero tenemos que recordar que toda realidad duele casi siempre, así que, cuando la dices con socarronería tal vez dé la impresión que duele menos.

Los dichos precisamente se encargan de señalar todo aquello que incluso sea incómodo, pero ese tono divertido minimiza de cierta manera la incomodidad que se siente. El desdeño en el refranero popular casi siempre se encuentra acompañado de gracia y salero.

Sin embargo, la ironía por si sola es una figura literaria que humaniza a cualquier relato de un escrito. Si buscamos algunos refranes españoles graciosos estos llevan en sí mismos una metáfora irónica cargada de ingenio, características únicas que diferencian al refrán de cualquier otra oración construida y estructurada bajo estos mismos medios literarios o bajo otras figuras lingüísticas.

Hay que tener en cuenta que los recursos literarios marcan un estilo en los textos, cualquiera que sean. Además son muy especiales al usarse muy poco dentro del lenguaje, es por esto que tienden a sorprender porque los expresan mayormente las personas más sencillas.

Estos son algunos ejemplos de refranes graciosos e irónicos:

Éramos pocos y parió la abuela” – quiere decir que si tenemos un problema, por lo general, otro problema llega.

Entre broma y broma la verdad se asoma” – cuando te hacen una gracia, bajo esta se esconde una gran verdad.

Amor de lejos felices los cuatro” – no importa cuánto amor le tengas a esa persona, si están lejos uno del otro, aunque sea una canita al aire se echa (infidelidad).

Evidentemente las sentencias pueden poseer otras figuras literarias, por ejemplo, la humanización, es aquel recurso que usa a la naturaleza para darle características humanas o personificarlas; tenemos por ejemplo:

Hijo de tigre, pintito” – donde se puede ver claramente “que de tal palo tal astilla” – un padre y un hijo se parecen demasiado o actúan de igual forma.

En definitiva los refranes serán siempre oraciones que se encontrarán acompañadas de técnicas, figuras retóricas y planteamientos de estilos, aunque no sean frases formales sino populares, es allí donde la sátira y la mordacidad están utilizadas de una forma especial que hacen que la comunicación fluya, sea entendible a todos, creativa y por supuesto, cómica.

Be the first to comment on "Los refranes son graciosos por excelencia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*